Canciller Rodríguez: “Venezuela sólo pide respeto en condiciones de igualdad”

Caracas, 08 de septiembre de 2015 (MPPRE).- La canciller de la República Bolivariana de Venezuela, a través de una rueda de prensa ofrecida desde las instalaciones de la Casa Amarilla, denunció como “grave” la nueva campaña de descrédito en contra de Venezuela que lleva a cabo el Gobierno de la República Cooperativa de Guyana.
“Jamás pensé que como diplomática, iba a presenciar una barbaridad como esta, que se mienta al Secretario General de las Naciones Unidas, de forma tan descarada y bárbara”.

Así lo manifestó la jefe de la Cartera Exteriores de Venezuela, refiriéndose al libro llamado “Caribbean Geopolitics”, escrito por el presidente de la República Cooperativa de Guyana, David Granger, el cual fue mostrado en las Naciones Unidas y ante la Comunidad Internacional, dando fe de que había llegado, a Georgetown, un barco de guerra venezolano.

Frente a este hecho, la Canciller venezolana, instó a denunciar, frente a la Comunidad Internacional, esta nueva campaña desatada en contra de Venezuela por trasnacionales de la comunicación.

“El presidente Nicolás Maduro nos ha instruido, informar de esta mentira en contra de Venezuela y que constituye una agresión, al Secretario General de la ONU. Forma tan descarada como se le ha mentido al mundo”.
Asimismo, denunció la campaña de desprestigio desplegada por la trasnacional petrolera Exon Mobil, así como también la violación sistemática al acuerdo de Ginebra de 1966.

“Exon Mobil está utilizando a las nuevas autoridades de la República Cooperativa de Guyana, en lo que tiene que ver con una contención histórica, que es la contención territorial sobre territorio Esequibo. (…) Nosotros tenemos la responsabilidad política, jurídica y diplomática, de informar al mundo de esta campaña de descrédito contra nuestra Patria.”

Delcy Rodríguez, también habló sobre la supuesta obstaculización de Venezuela sobre desarrollo de Guyana.” Guyana tendría que decirle al mundo que no existe país que no haya ayudado al desarrollo de Guyana, como lo ha hecho Venezuela y particularmente durante la Revolución Bolivariana”.

Hizo un llamado a las autoridades y al nuevo Gobierno de esa nación, a encausarse por el derecho internacional y a mantener, de manera diplomática, relaciones de respeto. “No se puede seguir permitiendo que usted, presidente Granger, vulnere de forma tan descara y grave el acuerdo de Ginebra” y reafirmó, en nombre del Gobierno y pueblo de Venezuela, el compromiso permanente de hermandad, solidaridad y cooperación.

Recordó que durante la reunión sostenida entre Maduro y Granger en Nueva York, se acordó el retorno de la embajadora venezolana y el beneplácito a la nueva representante del Gobierno de Guyana, sin embargo, “nosotros vamos a informar al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-moon, de esta falsedad y esta difamación en contra de nuestra patria”.

La titular para Relaciones Exteriores indicó que se mantienen los canales diplomáticos con Guyana y que mediante esta ruta Venezuela va a protestar por la agresión.

EE. UU.

Referente a las recientes afirmaciones del nuevo embajador de Estados Unidos en Guyana, Perry Holloway, sobre el diferendo territorial, Delcy Rodríguez informó que el Gobierno Bolivariano protestó por ese tipo de declaración que consideró absurda e intrusiva debido a que la situación entre Venezuela y Guyana compete exclusivamente a las partes involucradas “en el Acuerdo de Ginebra de 1966 y EE. UU. nada tienen que decir al respecto”.

Reiteró al gobierno norteamericano “a enmarcarse nuevamente en su actuación en el derecho internacional (…) además, que el laudo arbitral de 1889 es nulo e írrito y así lo ha sostenido Venezuela históricamente”.

En cuanto a las relaciones entre Caracas y Washington, apuntó que el embajador venezolano, Maximilian Arveláez, tiene más de un año a la espera que EE. UU. le apruebe el beneplácito.

“Con todas estas actuaciones por parte Estados Unidos, nosotros esperamos que ese proceso de acercamiento para regularizar las relaciones diplomáticas bilaterales, tomen nuevamente un encausamiento y se rija por el derecho internacional y exigimos nuevamente el beneplácito para nuestro embajador, está de parte del Gobierno de Estados Unidos demostrar si lo que ellos dicen —que están dispuesto a relaciones de respeto— demostrarlo si es cierto o no”.