“En la OEA comienza una nueva etapa de revolución y esperanza liberadora”

Washington, 18 de marzo de 2015 (MPPRE).– La Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, felicitó en nombre del Gobierno y del pueblo bolivariano a Luis Almagro por su nombramiento como nuevo Secretario General electo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Más que una votación fue una aclamación que refleja el sentir de todos los Pueblos de nuestro continente”, así lo afirmó la Canciller venezolana, quien auguró que a partir de este momento vendrá “una nueva etapa de esperanza liberadora”.

Como parte de su intervención, la Ministra recordó que la OEA posee una deuda histórica con los pueblos del mundo, “deudas que han marcado y violentado el sistema hemisférico de respeto del derecho de los Estados, del respeto a la independencia, la violación del derecho inalienableque tienen los pueblos de América del Norte, del Caribe, Centroamérica y América Latina, a darse el sistema político, cultural, económico y social que les convenga”.

Destacó que todos los países tienen puestas sus esperanzas en que se renueve la organización y enalteció el hecho de que sea “un digno hijo de Suramérica quien asuma las riendas de esta organización”.

Rodríguez enfatizó en el hemiciclo de la organización que es la hora de hacer revolución “una revolución que significa estar y actuar conforme a los principios del Derecho Internacional”.

Instó a la nueva secretaría a luchar contra la diplomacia de pasillo y a hacer prevalecer la diplomacia de los pueblos, confiando además en que debido a la larga trayectoria de Luis Almagro como diplomático en los diversos organismos de la región latinoamericana y caribeña, sabrá reconocer las verdaderas demandas y necesidades de los países soberanos y democráticos.

La ministra Rodríguez también resaltó la importancia de romper con los viejos paradigmas del unilateralismo por el multilateralismo. “Sabemos que con usted estimado Secretario General electo, podemos marcar una nueva época en esta organización, donde los pilares fundamentales como los Derechos Humanos no evidencien una utilización política, ni un doble estándar en su aplicación”.