Líderes religiosos de EE. UU. reflexionan sobre el rol de Venezuela en el mundo

 

Caracas, 29 de abril de 2015 (MPPRE).- Este miércoles, se llevó a cabo en Caracas, el denominado Foro de la Unión Evangélica Pentecostal, “Venezuela es una esperanza de solidaridad”, un encuentro organizado por el Consejo Patriótico Cristiano del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, que tiene agrupado en su seno toda la diversidad de movimientos sociales en el país.

El objetivo principal de este encuentro es implementar un proceso de acompañamiento y solidaridad de los pueblos misioneros de la región con Venezuela, en rechazo al decreto injerencista de Barack Obama, en el cual declaró a la Patria Bolivariana, como amenaza extraordinaria para Estados Unidos.

“Venezuela es un ejemplo para los países del mundo, hemos construido un proceso revolucionario basado en el respeto, la integración y la unidad de los pueblos”, sentenció Blanca Eekhout, representante invitada del Gran Polo Patriótico.

Por su parte, Carmelo Álvarez, puertorriqueño misionero consultor de la Iglesia Global de los Estados Unidos, quien lleva más de 41 años trabajando con iglesias protestantes venezolanas, señaló que la idea de su visita al país, es animar a las iglesias y acompañarles a hacer una reflexión sobre la solidaridad con Venezuela.

Con respecto al decreto injerencista de Obama y en rechazo al mismo, Álvarez dijo que ha tenido un efecto contra producente. “Me parece que la reacción en el fondo ha puesto en el tablero principal a Venezuela, pero no podemos dejar que eso se vaya por un camino peligroso, por eso estamos aquí alertando y levantando la voz por nuestras iglesias”.

Es importante destacar que Álvarez en 2009 fue nombrado obispo de la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana y es defensor de la Teología de la Liberación, desde una perspectiva protestante.

También, el reverendo Ángel Luis Rivera-Agosto, puertorriqueño, abogado y teólogo agregó que actualmente América latina y el Caribe es la región más grande que tienen los ministerios globales en término de trabajo misionero, por eso el gran significado para ellos de acompañar en estos momentos a Venezuela contra la lucha imperialista.

Aseguro que con estas actividades se pretende dialogar con la iglesia venezolana y organismos sociales y políticos entorno al decreto, buscando construir puentes de entendimiento.

Venezuela es una esperanza

“En Venezuela se están dando procesos reivindicativos importantes donde uno ve como el Gobierno va priorizando las necesidades concretas de la ciudadanía más allá del fondo monetario internacional, donde la economía regía por encima de la política (…) Eso es esperanza para los pueblos de América Latina”, dijo

Finalizó corroborando que la situación actual de Venezuela, constituye una esperanza porque es una forma distinta de forjar una sociedad.

Rivera-Agosto trabajó como secretario para América Latina del Programa de Economía y Sociedad del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI). Actualmente es el director de la Oficina de los Ministerios Globales para América Latina y El Caribe de la Iglesia Unida de Cristo (United Christian Church) de los Estados Unidos y Canadá.