Venezuela ante el Consejo de Seguridad de la ONU rechaza el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones

Nueva York, 23 de abril de 2015. (MPPRE).- Este jueves, tuvo lugar un Debate Abierto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre “El papel de los jóvenes en la lucha contra el extremismo violento y la promoción de la paz”, cuyo foco fue analizar las causas que motivan y promueven a los jóvenes, tanto nacionales como extranjeros, a unirse a causas extremistas.

El embajador Rafael Ramírez, Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante esa organización, expresó que Venezuela rechaza el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y, a la vez, denunció el doble rasero de algunas potencias en rechazar el extremismo y a la vez, promover sus causas, como el intervencionismo y la impunidad en el financiamiento a las diversas organizaciones terroristas que han proliferado en los últimos años.

El Debate Abierto fue una iniciativa de la presidencia del Reino Hachemita de Jordania en el Consejo de Seguridad durante el mes de abril, conducido en esta sesión de manera conjunta por el Príncipe heredero de ese país, Al Hussein Bin Abdullah I y su vice primer ministro y canciller, Nasser Judeh.

En el debate también participó el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon; y, como ponentes invitados, Peter Neumann, fundador y profesor del Centro para el Estudios de la Radicalización King’s College; y Scott Atran, director del Centro de Investigación Antropológica del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia.

Ramírez, hizo referencia durante su intervención a las causas profundas del auge de los grupos terroristas, como ISIS, Al Qaeda o el Frente Al Nusra, preguntándose de dónde proviene el financiamiento, las armas y la capacidad de acción militar con la que operan.

A la vez realizó un llamado para que cese el flujo de armas hacia estas organizaciones y denunció la existencia de una doble moral en el tema de la lucha contra el terrorismo. Añadió que los terroristas también provienen de países desarrollados, que tienen déficit en el tema de la inclusión social.

Adicionalmente, en referencia a las causas profundas del conflicto, Ramírez dijo que “La inclusión de los jóvenes como protagonistas de la sociedad, su participación activa, su protección como sector vulnerable y su empoderamiento político-social, son elementos fundamentales para desarrollar con éxito en la sociedad una cultura de paz y tolerancia que triunfe sobre la cultura de la violencia y de la muerte”.

Haciendo referencia al caso venezolano, añadió: “En nuestro país, se inició un proceso masivo de alfabetización, que nos permitió ser declarados por la Unesco como territorio libre de analfabetismo, se han desarrollado Misiones de educación básica que han incluido más de 850 mil jóvenes que estaban fuera del sistema educativo formal y se ha logrado municipalizar la educación universitaria, incluyendo más de 2,5 millones de jóvenes a los estudios superiores”.

El extremismo violento, expresado en acciones terroristas, es tema de recurrencia en la agenda del Consejo de Seguridad, más aún tras el auge de organizaciones como ISIS y Boko Haram. Venezuela ha mantenido una postura crítica y de denuncia con las acciones de algunos países desarrollados en este tema, y haciendo énfasis en la necesidad de que se erradique la pobreza y la exclusión como causas raigales de los problemas de paz y seguridad que enfrenta el mundo.