Hugo Chávez: El Hombre que amó y luchó por la libertad de los pueblos del mundo

Caracas 05 de marzo de 2015 (MPPRE).- Cuando en 1998, el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, logra derrotar, mediante elecciones populares, a la oligarquía venezolana, tras cuarenta años de dominación colonialista en el país, empieza una etapa que dividirá la historia de nuestra Patria en dos, rescatando lo más sagrado de un pueblo que es asumir completamente su propio destino, su propia identidad, sin el tutelaje de ninguna potencia.

Este amor por su Venezuela, por su tierra eterna, por su historia, por Dios queda plasmada cuando en su primer discurso señala categóricamente “Invocamos a nuestros libertadores! Invocamos a Dios todo poderoso, a Cristo redentor para que nos permita continuar avanzando por esta vereda que cada día será más ancha, más prospera y más libre!”.

Durante su mandato, como Presidente Constitucional logró consolidar dentro de la base misma de la población las ideas más hermosas sobre la dignificación del ser humano, principalmente del excluido, de los pobres, que antes no tenían voz, ni rostros, durante la mal llamada cuarta república, poniendo énfasis en las misiones sociales para sacar de la oscuridad a esa parte del pueblo que siempre fue marginada, por las élites dominantes. y apátridas.

Otro de los logros, de envergadura mundial fue la construcción de una comunidad internacional multipolar para enfrentar el dominio colonialista de las grandes potencias occidentales, agrupando bajo sus ideales libertarios a los países y pueblos del mundo, que veía en sus palabras las esperanzas de un mundo mejor donde la paz, la libertad, el respeto de la soberanía y la autodeterminación fueran los ejes centrales de una nueva relación con respeto e igualdad entre todas las naciones del mundo.

En este sentido, al referirse a las acciones depredadoras de las potencias capitalistas, es muy claro al plantear “Quién ha invadido países y pueblos enteros durante cien años y más? ¿Quién ha lanzado miles y miles de bombas sobre pueblos indefensos, incluyendo bombas atómicas? Queremos respeto a las naciones. Queremos respeto al derecho internacional. Queremos respeto a la autodeterminación de los pueblos”.